Éxtasis en Su Presencia


“Y aconteció que le vino una grande hambre, y quiso comer; pero mientras disponían, sobrevínole un éxtasis; Y vio el cielo abierto, y que descendía un vaso, como un gran lienzo, que atado de los cuatro cabos era bajado á la tierra…” (Hch. 10:10-11 SRV)

Yo fui usuario de drogas por unos siete años antes de que el Señor me rescatara y me diera vida verdadera y libertad. En esos días experimente con muchas drogas y entre ellas use drogas alucinógenas que me daban la sensación de salir de aquella realidad que era mi vida que me causaba tanta tristeza y dolor. Era una forma de escapismo a una realidad diferente a la que yo mismo había creado con mis pecados e iniquidad, pero de la cual ya no podía escapar en mis propias fuerzas. Estudiando la Palabra del Señor he descubierto que la traducción real de la palabra “HECHICERIA”  es en griego:

G5331 ~ Φαρμακεία ~ pharmakeia   ~ far-mak-i’-ah 

La raíz de la palabra hechicería es farmakeia de donde deriva la palabra farmacia, farmacéutico, etc. Quiero hacer una aclaración ahora antes de que saltemos a otras interpretaciones:

NO ESTOY DICIENDO QUE SER FARMACEUTICO O TENER UNA FARMACIA ES OBRA DELA CARNE O DEL DIABLO, O QUE LOS CRISTIANOS NO DEBEN USAR MEDICAMENTOS O ESTUDIAR FARMACIA PORQUE ES HECHICERIA. Una vez hecha la aclaración llena de gracia y amor, continuemos. Esta palabra griega es la palabra usada por Pablo en su carta a los Gálatas en el cap. 5:20. ¿Por qué? Porque en los tiempos antiguos y aun hoy en muchas religiones paganas se usan pociones y químicos para alterar los estados de conciencia y abrir las mentes a las influencias demoniacas. Por ejemplo el oráculo de Delfos, donde habían pitonisas (mujeres que en espíritu de adivinación daban profecías, además de prostitutas) estas adivinaban bajo la influencia de los gases de un volcán subterráneo y así comenzaban a adivinar hablando con sus dueños los sacerdotes de Delfos quienes interpretaban sus mensajes para la gente y recibían la sustanciosa paga por el oráculo de los “dioses”:

“Mientras íbamos al lugar de oración, nos salió al encuentro una muchacha esclava que tenía espíritu de adivinación, la cual daba grandes ganancias a sus amos, adivinando. Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, gritaba: «Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes les proclaman el camino de salvación.» Esto lo hacía por muchos días; pero desagradando esto a Pablo, se volvió y dijo al espíritu: «¡Te ordeno, en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella!» Y el espíritu salió en aquel mismo momento. Pero cuando sus amos vieron que se les había ido la esperanza de ganancia para ellos, prendieron a Pablo y a Silas, y los arrastraron hasta la plaza, ante las autoridades.” (Hch. 16:16-19 NBLH)

            Satanas es un imitador y un usurpador, así que perdiendo nosotros la capacidad de vivir bajo cielos abiertos por causa del pecado, nos vino a ofrecer un substituto barato en el uso de las drogas para adentrarnos a otra realidad. Solo que lo hacemos en espíritu de miedo o cobardía en ESCAPISMO. Mas en Cristo bajo cielos abiertos podemos acceder a una realidad superior, el CIELO;  no en espíritu de escapismo o cobardía, sino en espíritu de amor, poder y dominio propio (dominio propio, libertad, que en las drogas de la hechicería se pierde) (2 Timoteo 1:7). Cuando para nosotros los cielos están abiertos no solo podemos participar de una realidad superior (sobrenatural), sino que podemos afectar lo terrenal con la realidad superior del Reino de los Cielos, venciendo la enfermedad, los poderes de las tinieblas y deshaciendo las obras del diablo. UN ESPIRITU DE CONQUISTA.

 ¿Por qué entonces hablamos de esto? Pues, me parece que mucha gente que usa drogas están buscando una experiencia con una realidad superior a la que han tenido que vivir. Por eso se drogan o se intoxican con alcohol, drogas legales o ilegales. Mas esa realidad superior está perdida de los hombres desde que perdieron su acceso al Reino de los Cielos. La Palabra nos dice que el Reino de los Cielos es una realidad superior a la que vemos con nuestros ojos naturales y habíamos perdido el acceso natural a ella por causa del pecado, pero en Cristo podemos entrar, mirar, disfrutar y experimentar esa grandiosa y gloriosa realidad superior en la tierra HOY:

“Pues esta aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación, al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven. Porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.” (2Co 4:17-18 NBLH)

“A quien sin haber visto, ustedes Lo aman, y a quien ahora no ven, pero creen en Él, y se regocijan grandemente con gozo inefable y lleno de gloria…” (1Pe 1:8 NBLH)

“ES pues la fe la sustancia de las cosas que se esperan, la demostración de las cosas que no se ven.” (Heb. 11:1 SRV)

“SI habéis pues resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado á la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque muertos sois, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.” (Col 3:1-3 SRV)

“Antes, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oreja oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que ha Dios preparado para aquellos que le aman. Empero Dios nos lo reveló á nosotros por el Espíritu: porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado; Lo cual también hablamos, no con doctas palabras de humana sabiduría, mas con doctrina del Espíritu, acomodando lo espiritual á lo espiritual. Mas el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura: y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente. Empero el espiritual juzga todas las cosas; mas él no es juzgado de nadie. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruyó? Más nosotros tenemos la mente de Cristo.” (1Co 2:9-16 SRV)

Es en ese ver de lo que no se ve en lo natural de la humanidad en el pecado, oír lo que no se oye en ese mundo caído, y percibir en nuestros corazones cosas que no han subido a corazón de hombre que no ha nacido de nuevo en que nosotros encontramos el gozo inefable y lleno de gloria que tanto anhelamos. Eso es lo que Dios tiene guardado para los que le aman, para ti y para mí. Una experiencia con Él que te llene de EXTASIS DEL CIELO, GOZO INEFABLE, JUSTICIA Y PAZ. Lo que siempre has buscado está a tu mano arrebátalo en fe y lo hallaras en Cristo Jesús.

Pastor Jaime Galván

Editor de Centro CREE y Berea Online Blogs.

Tagged with: , , , , , , , , ,
Publicado en Mensajes Cristianos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 1.636 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: