Cómo en el Cielo, Así También en la Tierra


¿Cuántas veces hemos orado o dicho esta frase? Yo mismo la dije muchas veces sin poder comprender la magnitud de la misma. ¿Por qué? Porque no sabía cómo era en el Cielo, mi naturaleza humana caída no lo podía entender. Así que necesitaba nacer de nuevo del Espíritu para poder conocer por medio de Él la verdad del Cielo. El Cielo es el reino de mi Padre, dónde se hace Su voluntad. No podía conocer Su voluntad, porque no lo conocía a Él. No lo conocía a Él, porque el pecado me mantenía separado de Él. Cristo me reconcilió con Dios, por medio de su Espíritu hoy tengo comunión con mi Padre, lo puedo conocer y conocer lo que en Su voluntad quiere que yo haga.

Ahora yo puedo vivir mi vida de acuerdo al diseño de mi Padre, conforme a Su plan perfecto para mí. Esto me recuerda como Dios mostró a Moisés en el monte un tabernáculo celestial y le dijo que edificará en la tierra un tabernáculo de reunión como el que estaba en el Cielo y había visto en el monte.

“»Conforme a todo lo que te voy a mostrar, conforme al diseño del tabernáculo y al diseño de todo su mobiliario, así ustedes lo harán.” (Éx. 25:9 NBLH)

“»Entonces levantarás el tabernáculo según el plan que te ha sido mostrado en el monte.”(Éx. 26:30 NBLH)

Hoy mi vida es ese tabernáculo de reunión, donde se reúne el cielo y la tierra. Donde habita Su Espíritu de Gloria en la tierra. Donde se revela Su voluntad en la tierra para establecer así, Su Reino en la tierra como en el Cielo. Quiere decir que mi modelo, mi diseño, mi plan no está en la tierra; está en el Cielo.  Pues si aquel tabernáculo que era sombra de lo que habría de venir tenía su modelo en el Cielo, cuánto más Su Iglesia, Su Cuerpo, Su Templo no ha de tener Su modelo en el Cielo. La Iglesia es Su templo no hecho de manos de hombres ni de piedras, sino que edificado por el Hijo para morada de Dios por el Espíritu Santo. Nuestro modelo es Cristo.

“Están edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular, en quien todo el edificio, bien ajustado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor. En Cristo también ustedes son juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.” (Efe 2:20-22 NBLH)

“Si ustedes, pues, han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Pongan la mira (la mente) en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque ustedes han muerto, y su vida está escondida con Cristo en Dios.” (Col 3:1-3 NBLH)

Pensando en esto les daremos este ejemplo. El Señor nos mostró para pintar el templo un diseño, el cual dibujamos en un plano o modelo que se veía así:

Plano o diseño de Vista Frontal

Plano o diseño de Vista FrontalPlano o diseño de Vista Lateral

Luego hicimos en la tierra lo que Dios había pensado en el cielo y pintamos de acuerdo al modelo que el Señor nos había dado y el edificio del templo quedó así:

 

Vista Frontal

Vista Frontal

 

Vista Lateral

Vista Lateral

Editor de Centro CREE y Berea Online Blogs.

Tagged with: , ,
Publicado en Actividades de Centro CREE, Mensajes Cristianos, vida cristiana

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 1.636 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: