Año 2010 parte I


Bendecidos en el nombre de Jesucristo, gracia y paz en el Señor.

Vivimos tiempos de gran gloria y poder para la iglesia. El Señor está preparando un pueblo que le siga y sea fiel a sus preceptos y confíen en Él. Ese pueblo eres tú, y ahora vendrán tiempos de demostración. El año 2010 es un año de manifestación de gloria, ignición de fuegos, de transformación y mudanzas… vienen cambios en ti como persona, en tu familia, y en la congregación. Cambios que como todos los cambios producen grandes fricciones en el proceso de moldear, pero eres diamante siendo pulido, recuerda eres DIAMANTE. Eres una piedra preciosa que el Señor ha estado formando, dándole crecimiento, dándole quilates (brillo, resplandor de gloria) y quitando los residuos de lo que antes eras, carbón que solo sirve para arder en el fuego. Ahora eres piedra preciosa en la corona del Rey.

El 2010 trae tiempos de dificultad, aunque la temporada de navidad parece dar la impresión que las aguas se han calmado, la nación (Puerto Rico) necesitará de la iglesia en el 2010. No cualquier Iglesia, una que se envuelva como Ester en las necesidades de su pueblo aunque ella viva en palacio. Es tiempo de manifestar la vida de Jesús que hay en nosotros llevando su muerte (la cruz) todos los días, para que su vida se manifieste en nuestros cuerpos mortales que son el precioso templo de su Gloria. La fiesta hace al pueblo olvidar, pero la fiesta del mundo no dura para siempre… necesitarán ser parte de la fiesta de los cielos y tu eres su anfitrión en la tierra.

2010 trae transmutación (transformación, conversión, mudanza y metamorfosis) a lo completo, a lo ordenado, a lo recto y al diseño perfecto. El diez habla del orden perfecto o completo de Dios, por eso diez mandamientos. Dios nos ha de llevar, si estamos dispuestos y disponibles, a un nivel de ordenación y perfección en aquellas cosas por las que hemos trabajado hasta ahora. Y sobre esta estabilidad se nos dará el edificar otras.

2010 es un año para testimonio; para testificar con evidencias poderosas la verdad del Reino de los Cielos, presente, vigente y potente. Recuerden estas tres palabras cuando piensen en el Reino: PRESENTE – VIGENTE – POTENTE. Pues el testimonio de la iglesia demostrará estas tres verdades del Reino. La iglesia entrará, al menos aquellos que lo anhelan de verdad, en una dimensión de GOBIERNO, de REINO.

Luego compartire más d elo que Dios me ha estado ministrando….

Pastor Jaime G.

Editor de Centro CREE y Berea Online Blogs.

Publicado en Uncategorized

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 1.636 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: