¿Puede Dios Castigar una Nación entera con un Desastre Natural?


La pregunta que nos hacemos hoy para este estudio de la Palabra es:

“¿Puede Dios Castigar una Nación entera con un Desastre Natural?”

                La respuesta inmediata es “Sí”. Claro que Dios puede, el es TODOPODEROSO.

                Ahora la pregunta es: ¿lo hará Dios? ¿Castigará Dios a Puerto Rico con un desastre natural como un terremoto o tsunami? ¿Matara a miles y destruirá las casas de millones porque el pecado de Puerto Rico ha colmado su copa de ira?

                Escudriñemos lo que dice la Palabra de Dios acerca de Él mismo y luego lleguemos a una respuesta a estas preguntas. ¿Por qué tenemos que ver quién es Él? Porque nuestro Padre NO PUDE NEGARSE A SI MISMO, lo que Él es eso es y así, en conformidad con lo que ES y con SU carácter actuará.

“… si somos infieles, El permanece fiel, pues no puede negarse a sí mismo.” (2Ti 2:13 LBLA)

                Ciertamente hemos visto ciudades y naciones ser castigadas por Dios a causa de sus pecados. En los tiempos del Antigua Pacto podíamos ver las naciones levantarse aun contra Israel para ser el brazo de reprensión de Dios, así como también Dios levantaba a Israel como brazo fuerte para castigar el pecado de otras naciones que había llagado a su colmo:

“Y en la cuarta generación ellos regresarán acá, porque hasta entonces no habrá llegado a su colmo la iniquidad de los amorreos.” (Génesis 15:16 LBLA)

– Lo que significa que Dios no daría a los israelitas la tierra prometida hasta que sus antiguos habitantes hubieran colmado la copa de su ira por sus iniquidades contra Dios.

                Por esta razón la Palabra también establece que no debemos tener a Cristo como tardo en regresar, sino que debemos verlo como paciente pues el deseo de su corazón es que ningún hombre se pierda y que todos vengan al arrepentimiento: “El Señor no se tarda en cumplir su promesa, según algunos entienden la tardanza, sino que es paciente para con vosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento.” (2Pe 3:9 LBLA). DIOS NO QUIERE QUE NADIE PEREZCA. Pero muchos han muerto en delitos y pecados por no aprovechar la gracia redentora de Dios a través del arrepentimiento. Así que, Dios puede y va a castigar las naciones que se opongan a Él y no respondan con arrepentimiento a la prédica del Evangelio. Pero veamos como actuó Dios en otros casos en las Escrituras:

Sodoma y Gomorra:

“Y el SEÑOR dijo: ¿Ocultaré a Abraham lo que voy a hacer, puesto que ciertamente Abraham llegará a ser una nación grande y poderosa, y en él serán benditas todas las naciones de la tierra? Porque yo lo he escogido para que mande a sus hijos y a su casa después de él que guarden el camino del SEÑOR, haciendo justicia y juicio, para que el SEÑOR cumpla en Abraham todo lo que Él ha dicho acerca de él. Y el SEÑOR dijo: El clamor de Sodoma y Gomorra ciertamente es grande, y su pecado es sumamente grave. Descenderé ahora y veré si han hecho en todo conforme a su clamor, el cual ha llegado hasta mí; y si no, lo sabré. Y se apartaron de allí los hombres y fueron hacia Sodoma, mientras Abraham estaba todavía de pie delante del SEÑOR. Y Abraham se acercó, y dijo: ¿En verdad destruirás al justo junto con el impío? Tal vez haya cincuenta justos dentro de la ciudad; ¿en verdad la destruirás y no perdonarás el lugar por amor a los cincuenta justos que hay en ella? Lejos de ti hacer tal cosa: matar al justo con el impío, de modo que el justo y el impío sean tratados de la misma manera. ¡Lejos de ti! El Juez de toda la tierra, ¿no hará justicia? Entonces el SEÑOR dijo: Si hallo en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo el lugar por consideración a ellos. Y Abraham respondió, y dijo: He aquí, ahora me he atrevido a hablar al Señor, yo que soy polvo y ceniza. Tal vez falten cinco para los cincuenta justos, ¿destruirás por los cinco a toda la ciudad? Y Él respondió: No la destruiré si hallo allí cuarenta y cinco. Abraham le habló de nuevo, y dijo: Tal vez se hallen allí cuarenta. Y Él respondió: No lo haré, por consideración a los cuarenta. Entonces Abraham dijo: No se enoje ahora el Señor, y hablaré; tal vez se hallen allí treinta. Y Él respondió: No lo haré si hallo allí treinta. Y Abraham dijo: He aquí, ahora me he atrevido a hablar al Señor; tal vez se hallen allí veinte. Y Él respondió: No la destruiré por consideración a los veinte. Entonces dijo Abraham: No se enoje ahora el Señor, y hablaré sólo esta vez; tal vez se hallen allí diez. Y Él respondió: No la destruiré por consideración a los diez. Y el SEÑOR se fue tan pronto como acabó de hablar con Abraham; y Abraham volvió a su lugar.” (Génesis 18:17-33 LBLA)

                Ciertamente parece que Dios no alcanzó a encontrar allí más que a Lot y su familia, menos de 10 que fue lo que en la intercesión de Abraham ante Dios se pactó. Pero siendo estos justos ante Dios, Dios los libró del castigo con que destruyó a Sodoma y Gomorra. “…si condenó a la destrucción las ciudades de Sodoma y Gomorra, reduciéndolas a cenizas, poniéndolas de ejemplo para los que habrían de vivir impíamente después; si rescató al justo Lot, abrumado por la conducta sensual de hombres libertinos (porque ese justo, por lo que veía y oía mientras vivía entre ellos, diariamente sentía su alma justa atormentada por sus hechos inicuos)…” (2Pe 2:6-8 LBLA). De este pasaje aprendemos lo siguiente:

  • Dios mostró su carácter justo en este hecho histórico.
  • Mostró también que es un buen amigo, pues le contó a Abraham lo que iba a hacer: “Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he oído de mi Padre.” (Juan 15:15 LBLA).
  • No solo eso, permitió que Abraham argumentara con Él con respecto a sus planes y aún que le aconsejara e intercediera a favor de las ciudades.
  • Hiso pacto con Abraham de perdonar a toda la ciudad si hallaba en ella a 10 justos nos preguntamos: ¿y si Abraham hubiera hablado de solo un justo, hubiera perdonado Dios a toda la ciudad por uno? Creo que si después de todo, TODA LA HUMANIDAD FUE PERDONADA PORQUE UNO SOLO FUE HALLADO JUSTO, CRISTO: “Pero no sucede con la dádiva como con la transgresión. Porque si por la transgresión de uno murieron los muchos, mucho más, la gracia de Dios y el don por la gracia de un hombre, Jesucristo, abundaron para los muchos.” (Romanos 5:15 LBLA).

Por lo que nos preguntamos: ¿Cuántos justos (justificados por la fe) hay en Puerto Rico, habrá más de 10? ¿Destruirá Dios a Puerto Rico hoy, sin tomar en cuenta ese pueblo de creyentes?

Nínive:

                Vemos que Dios envía a su profeta Jonás a predicar arrepentimiento a la ciudad de Nínive, una mala ciudad de habitantes perversos. Luego de evitar el llamado de Dios y por ultimo pregonar el mensaje por cuarenta días toda la ciudad vino a arrepentimiento y desde el buey hasta el rey todos ayunaron y se humillaron ante Dios. Por lo que Dios los perdonó y no destruyó la ciudad. Entonces el profeta de Dios se enojo con Él por haber perdonado la ciudad:

 “Y sucedió que al salir el sol, dispuso Dios un sofocante viento solano, y el sol hirió la cabeza de Jonás y él desfallecía, y deseaba con toda su alma morir, diciendo: Mejor me es la muerte que la vida. Entonces dijo Dios a Jonás: ¿Tienes acaso razón para enojarte por causa de la planta? Y él respondió: Tengo razón para enojarme hasta la muerte. Y dijo el SEÑOR: Tú te apiadaste de la planta por la que no trabajaste ni hiciste crecer, que nació en una noche y en una noche pereció, ¿y no he de apiadarme yo de Nínive, la gran ciudad, en la que hay más de ciento veinte mil personas que no saben distinguir entre su derecha y su izquierda, y también muchos animales?” (Jonás 4:8-11 LBLA).

El enojo de Jonás muestra que aunque fue un profeta de Dios efectivo, cumplió el propósito de Dios, no tenía el carácter de Dios. Dios quería perdonar y no matar; Jonás quería muerte y venganza. Dios estaba pensando en esa ciudad como obra de sus manos, pensaba en sus veinte mil habitantes y aún estaba pensando en los animales de la ciudad. Con razón dice la Palabra que: “…pues la ira del hombre no obra la justicia de Dios.” (Santiago 1:20 LBLA). La justicia de Dios es misericordia, es llamar a arrepentimiento por medio del Evangelio, es perdonar a los que por medio de la fe reciben la gracia de Dios (Filipenses 3:9, Gálatas 2:21; 3:21; Romanos 3:21-27; 4:6). El corazón de Jonás en extremo legalista y condenador fue obstáculo desde el principio para que pudiese cumplir con honra el llamado de Dios. Jonás predicó, profetizó y fue instrumento de un gran avivamiento en Nínive; pero nunca mostro un carácter de misericordia, gracia y amor.

Pregúntate: ¿Pensará Dios en los más de veinte mil habitantes de Puerto Rico y en los animales de aquí, obra de sus manos?

Samaria:

“Y envió mensajeros delante de Él; y ellos fueron y entraron en una aldea de los samaritanos para hacerle preparativos. Pero no le recibieron, porque sabían que había determinado ir a Jerusalén. Al ver esto, sus discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo y los consuma? Pero Él, volviéndose, los reprendió, y dijo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois, porque el Hijo del Hombre no ha venido para destruir las almas de los hombres, sino para salvarlas. Y se fueron a otra aldea.” (Lucas 9:52-56 LBLA)

                Es interesante que Cristo nos dejara el Evangelio como herramienta para llamar a toda criatura al arrepentimiento y a la fe. Sabemos que los que no aceptan el Evangelio, rechazan la Luz que es Cristo y permanecen en condenación. No es Cristo quien los condena sino la Ley, Cristo los salva de la condenación en que ya están cautivos por causa del pecado:

“Porque la ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad fueron hechas realidad por medio de Jesucristo.” (Juan 1:17 LBLA).

“Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El. El que cree en El no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Y este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran malas. Porque todo el que hace lo malo odia la luz, y no viene a la luz para que sus acciones no sean expuestas. Pero el que practica la verdad viene a la luz, para que sus acciones sean manifestadas que han sido hechas en Dios.” (Juan 3:17-21 LBLA)

“No penséis que yo os acusaré delante del Padre; el que os acusa es Moisés, en quien vosotros habéis puesto vuestra esperanza.” (Juan 5:45 LBLA)

                Cuando los discípulos le preguntaron si podían orar  para que descendiera fuego del cielo y consumiera a los samaritanos Cristo no les dijo que eso no se podía hacer, se podía (recuerdas a Sodoma y Gomorra y el fuego que Elías hiso descender en el Carmelo); lo que Jesús dijo al reprenderlos fue: ESE NO ES MI ESPIRITU, ESE NO ES MI CARÁCTER, YO NO VENGO A CONDENAR LAS ALMAS, YO VENGO A SALVARLAS.

                Las naciones que rechacen a Cristo y su Evangelio tendrán el día de su juicio, en el último día:

“Pero cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los ángeles con El, entonces se sentará en el trono de su gloria; y serán reunidas delante de Él todas las naciones; y separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha y los cabritos a su izquierda.” (Mateo 25:31-33 LBLA)

Entonces que estamos diciendo:

  • Definitivamente Dios puede y lo hecho, castigar o destruir toda una ciudad o nación.
  • Pero ese no es el deseo de Él.
  • Que el guarda a los justos del castigo y aun perdona a los injustos porque sea hallado un justo (ejemplo: Cristo).
  • Que Cristo no vino a condenar ni a destruir con cataclismos a las almas de los hombres, sino a perdonarlas y salvarlas.
  • Que nos enseñó que debíamos tener el mismo espíritu que Él. Por lo que vemos a Jonás como una antítesis del carácter de un buen profeta, aunque Dios cumplió su deseo de perdonar y salvar a través de Él.
  • Que debemos predicar el Evangelio (buena noticia) del reino pues es la herramienta que Dios nos ha dado para salvar y ministrar vida a los hombres (2 Corintios 3:6).
  • Que las naciones que rechacen esta gracia serán juzgadas en el juicio del último día.

No estamos diciendo que:

  • No estamos diciendo que NO HAY desastres naturales como terremotos o tsunamis. Esa postura sería anti bíblica pues las Escrituras dicen que habrán terremotos e inundaciones, pero también dice que no nos turbemos ni temamos, pues todavía eso no es el fin (Mateo 24:4-8).

Entonces nos tenemos que preguntar: ¿Cuál es la causa de estos desastres naturales y que tenemos que hacer como hijos de Dios ante estas posibilidades? Esta pregunta la responderemos en un próximo estudio.

Editor de Centro CREE y Berea Online Blogs.

Tagged with: , , , ,
Publicado en Eventos de Iglesias, Eventos Mundiales, Mensajes Cristianos, Mensajes para el Hombre, Mensajes para Jóvenes, Mensajes para la Familia, Mensajes para la Mujer, Mensajes para Niños, Sobre Noticias de Actualidad, Teología/Sana Doctrina/Estudios Sistemáticos de la Palabra
3 comments on “¿Puede Dios Castigar una Nación entera con un Desastre Natural?
  1. Despueaqui. PREPAREMONOS, MATERIALMs de leer todo ese domcumento, sigo creyendo que Puerto Rico no esta excento de un desastre natural. Otros paises con mas cristianos justos que el nuestro han sido golpeados por desastres naturales. Dios los usa como uso en en el Antiguo Pacto las guerras contra Israel para llamar su atencion y traerlo al arrepentimiento. No somos el mejor pais del mundo ni somos los mejores. En Mejico, chile, California y otroa tantos paises ha habido tantos cristianos justos como PREPAREMONOS ESPIRITUALMENTE COMO MATERIALMENTE

    Me gusta

  2. […] es el tercer artículo que publicamos relacionado con: “¿Puede Dios Castigar una Nación entera con un Desastre Natural?”.  Luego tocamos el segundo tema: “¿Cuál es el Instrumento de Justicia de Dios?”. En este […]

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 1.636 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: