La Intimidad a Través de la Adoración


La Intimidad a Través de la Adoración

Por: Gabriel A. Cruz Nieves

 

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el cual nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él, en amor, habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, en la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados, según las riquezas de su gracia, que sobreabundó para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia; dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo;  que en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, había de reunir todas las cosas en Cristo, así las que están en el cielo, como las que están en la tierra, aun en Él. En quien también obtuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito de Aquél que hace todas las cosas según el consejo de su voluntad; para que seamos para alabanza de su gloria, nosotros quienes primero confiamos en Cristo.”(Efesios 1:3-12 RVG)

 

Antes que todo, debemos entender que fuimos creados para tener intimidad con Dios y para adorarle.

Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.”(Rom. 8:29-30 RVG)

 

Vemos la importancia del ser humano para Dios aun antes de haber sido creados.

 

“Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida; y fue el hombre un alma viviente.” (Gen 2:7 RVG)

 

A diferencia de todo lo que Dios creo, a nosotros nos hizo con sus manos y nos soplo aliento de vida mientras la otra parte de la creación fue hecha solo dando la palabra. Es decir que nosotros tenemos algo más. Tenemos aliento de vida, dado por el Padre. Lo que nos da el impulso y el deseo de buscarlo y de adorarle. Algo que solo podemos hacer los que somos hijos de Él. Por eso los que no son sus hijos sienten un vacio y se ven en la necesidad de crear dioses y cosas materiales para satisfacer ese deseo de adorar algo.

 

Intimidad– Se define como una relación muy estrecha o íntima. Esta suele ser una cualidad entre las relaciones familiares o entre amigos.

 

La intimidad con Dios es sumamente importante porque desarrolla confianza, la cual es necesaria para que podamos exponer nuestro corazón al Él. Pero, de igual manera funciona a la inversa. Al intimar con Dios y desarrollar esa confianza, El te dará a conocer cosas de su corazón. La intimidad tiene parte en todo lo relacionado a nuestras acciones, como hablamos y como nos desempeñamos en nuestros respectivos ministerios.   Un ejemplo de esto lo es Moisés.

 

“Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero.”(Ex 33:11)

 

Vemos tal nivel de intimidad, que Moisés y Jehová hablaban como amigos y más adelante vemos como Moisés baja del monte Sinaí con las tablas de la Ley, donde estaban escritos los mandamientos los cuales fueron revelados a él del corazón de Dios.

Otro ejemplo de esto lo es el matrimonio. Porque así como se hacen uno en la intimidad, así también nos hacemos uno con el Padre a través de Cristo.

 

“Sed, pues, seguidores de Dios como hijos amados; y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros a Dios, ofrenda y sacrificio de dulce fragancia.” (Ef. 5:1)

 

Tres de las formas más conocidas de cómo intimar con Dios lo son:

  • La oración
  • Estudiar la palabra y poner en práctica lo aprendido
  • El ayuno

Además de estos tres métodos existen otras formas de intimar con Dios como lo es la adoración.

 

Adoración– Es un acto de pleitesía, respeto y obediencia. Mucho más allá de un acto reverente, la adoración es un estilo de vida. Ahora bien. ¿Cuándo? ¿Dónde? y ¿Cómo podemos intimar con Dios a través de la adoración?

La palabra nos dice en el  Salmo 34:1 Bendeciré a Jehová en todo tiempo;

Su alabanza estará de continuo en mi boca.” Cuando está el deseo de adorar a Dios, no importa el lugar donde estés, siéntete en la libertad de adorar a Dios.

También en el Salmo 150:6 dice: “Todo lo que respire alabe a Jehová.”

O sea. Que el lugar y el momento específico de elevar una alabanza y adorar al Rey es:

 

“Jesús le dijo: Mujer, créeme que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; pues también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que le adoren.” (Juan 4: 21-24)

 

MIENTRAS HAYA ALIENTO DE VIDA EN NOSOTROS (EN CUALQUIER MOMENTO).

 

Hay diversas formas de Adorar a Dios y una de ellas es la música. La música se usa para expresar sentimientos, circunstancias, pensamientos o ideas. Ésta también afecta a la gente, dependiendo del sentimiento que el autor o intérprete le dé. Pero. Si vamos mucho más allá, nos damos cuenta de que ésta es una herramienta muy útil para comunicarnos con Dios. Por medio de la música podemos expresarle a Dios nuestra gratitud, exaltar su nombre y cantar sobre la alegría que nos da el conocerle, en fin, hay un sinnúmero de cosas q podemos expresarle. Ésta comunicación nos da acceso al corazón de Dios y en medio de esta adoración el Padre nos dará declaraciones, palabras de consuelo, fortaleza y exhortación ya sea para una persona en especifico, la congregación e incluso palabras para las naciones. Nos puede dar canciones que estén de acuerdo al tiempo en el que se encuentra esta generación y que darán paso a niveles más profundos de adoración. La música tiene gran influencia en las personas y combinada con la palabra tiene una capacidad increíble de afectar el mundo espiritual y conmoverlo.

Y cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él.” (1 Samuel 16:23)

Podemos ver cuán poderosa es esta arma de guerra llamada adoración. En 1 Crónicas 23:5 Vemos como David escogió a cuatro mil personas las cuales estaban a tiempo completo para adorar a Dios con los instrumentos que se habían hecho para tributar alabanza.

No es necesario saber tocar algún instrumento. A veces con poner la radio o algún reproductor de música puedes crear un ambiente de adoración, sea en tu casa, en el carro o en tu zona de trabajo. Eso que escuchas, afecta el mundo espiritual y el ambiente donde estás.

Bryan Ferry, músico de profesión dijo: “But when you get music and words together, that can be a very powerful thing”. Yo creo que esto es verdad. Si a la música le añades palabra, es algo muy poderoso, cuanto más si es la palabra de Dios. El resultado es un mover poderoso para su Gloria y cielos abiertos en todo momento.

 

Además de la música existen diversas formas de adorar a Dios con movimientos corporales, como lo son la danza y la pantomima.  David quien era un hombre conforme al corazón de Dios, no solo era músico, sino también que danzaba para el Señor. David siendo rey, no le importo despojarse de sus vestiduras reales y ser criticado por los que estaban allí. Debemos apasionarnos por Dios y tener esos momentos de intimidad donde tú le hables al Padre y el Padre te hable. Donde te niegues a ti mismo, te rindas ante Él, donde dejes tus cargas y preocupaciones, donde le digas heme aquí, toma mi vida, tuyo es mi corazón, donde te deleites en su presencia. Intima con Dios, canta para Él y con Él, Danza para Él y con Él.

 

La Adoración debe ser genuina y de corazón.

“Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.” (Juan 4:23-24)

 

No importa que métodos o herramientas uses. Siempre y cuando lo hagas con el corazón correcto y sea algo que Jesús hubiera hecho en su caminar en la Tierra. Como Jesús vivió una vida en intimidad con su Padre, así debemos nosotros intimar con El. Te invito a que saques tiempo para intimar con Dios y dejes que su presencia llene el lugar donde estés. Que lo adores de corazón, porque tu vida depende solo de Él.

Editor de Centro CREE y Berea Online Blogs.

Tagged with: , , , , , , ,
Publicado en Escuela de Interpretación, Generacion Cristo Centrica, Hermenéutica, Mensajes Cristianos, Teología/Sana Doctrina/Estudios Sistemáticos de la Palabra, Uncategorized, vida cristiana, WORDSHIP
One comment on “La Intimidad a Través de la Adoración
  1. Carlos Cruz dice:

    Tremendo !! estoy orgulloso de como has crecido en la adoracion a Dios , sigue adelante !! , Bendiciones , Carlitos

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 1.636 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: