Bienaventurados los Pacificadores


«Afortunados los que se esfuerzan por conseguir la paz,
    porque ellos serán llamados hijos de Dios.» – Mateo 5:9 PDT

En estos tiempos de pandemias, rumores de guerra y conflictos raciales y civiles en los Estados Unidos debemos recordar esta bienaventuranza. Debemos luchar por la paz, porque fomentar el conflicto, la guerra y la división entre las gentes no es característico de los hijos de Dios.

Somos bendecidos, bienaventurados cuando procuramos la paz. Pero, ¿qué es la paz?

Algún día escuche esta definición de lo que es la paz que sobrepasa todo entendimiento y desde entonces la he compartido con mis discípulos: “La paz no es la ausencia de conflictos externos, sino la seguridad de que todo está en las manos de Dios y que su poder hará que todo lo que vivimos obrará para bien porque estamos siguiendo su llamado y propósito para nuestras vidas.”

Esta definición esta fundamentada en Romanos 8:28 : “Sabemos que Dios obra en toda situación para el bien de los que lo aman, los que han sido llamados por Dios de acuerdo a su propósito.” (PDT).

También en un versículo que nos deja saber que la paz que Dios nos da supera todo entendimiento, o sea que lo que pata la gente sería imposible de entender y pasar en paz es posible de superarse en paz por aquellos que confían plenamente en el Señor y en sus cuidados:

Filipenses 4:7 Palabra de Dios para Todos (PDT): “La paz de Dios hará guardia sobre todos sus pensamientos y sentimientos porque ustedes pertenecen a Jesucristo. Su paz lo puede hacer mucho mejor que nuestra mente humana.”

Este es un momento para llevar esta paz a otros la paz que no se puede alcanzar por las fuerzas de la mente humana y que solo se obtiene de la convicción de fe de que somos de Jesucristo.

Las gentes necesitan primeramente la paz con Dios que se puede obtener solamente mediante Jesús, nuestra reconciliación y paz con Dios el Padre:

Romanos 5:1 Palabra de Dios para Todos (PDT) – “Así que Dios nos aprobó gracias a la fe, y ahora, por medio de nuestro Señor Jesucristo, hay paz entre Dios y nosotros.”

Así que te invito a entrar en paz con Dios orando conmigo esta oración:

“Padre nuestro, creo que Jesús murió en la cruz para quitar mi pecado y reconciliarme contigo. Quiero tu paz en mi, pero quiero vivir en paz contigo y no enemistado de ti.  Jesús se mi Señor y salvame de mis rebeliones y pecados para que pueda vivir en paz con Dios y desde ahí vivir en paz confiado que soy tuyo(a) y que tu eres quien me cuida y provee de todo lo que necesito. Salvame y llename de tu Respoíritu Santo, de tu gracia y tu paz. En el nombre de Jesús amén.”

Si hiciste esta oración dejanos saber escribiendonos a través de cualquiera de nuestras redes sociales y como dijo el apostol Pablo:

2 Corintios 1:2 Palabra de Dios para Todos (PDT) – “Que la paz y las bendiciones de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo estén con ustedes.”

Editor de Centro CREE y Berea Online Blogs.

Publicado en Uncategorized

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 1.636 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: